viernes, 4 de enero de 2013

TOMA DE DECISIONES. INTUICIÓN VS RAZONAMIENTO.


Tomar decisiones no siempre es sencillo, fundamentalmente por dos factores:
1. Porque no conocemos todos los factores que se esconden detrás del proceso.
2. Porque muchas veces tenemos miedo a equivocarnos y no deseamos tomarnos la responsabilidad.

Otras veces no tomamos decisiones simplemente porque no sabemos qué hacer, cómo decidir, no contamos con los datos suficientes. Sin embargo, siempre que nos enfrentemos a un proceso de toma de decisiones debemos tener en mente una idea: “no tomar una decisión ya implica que estamos decidiendo algo”. Los científicos concluyen que en ocasiones sería muy adecuado dejarse llevar por el instinto en el momento de tomar decisiones. Aunque claro, puntualizo que la decisión objeto de análisis no fue trascendental para la vida de las personas ya que si hablamos de una decisión verdaderamente importante, deberemos ser capaces de conjugar la intuición con la racionalidad.
Debemos aprender a escuchar nuestra intuición, tanto en las decisiones más pequeñas como en las mayores de la vida.

INTUICIÓN es la capacidad de comprender las cosas instantáneamente sin necesidad de razonar, es la vía más rápida de nuestro cerebro para llegar a una conclusión. Esta capacidad depende de la confianza en nosotros mismos y la experiencia que tengamos. La intuición a diferencia de la razón es fruto de procesos inconscientes de la mente, es lo que conocemos como “hacer caso al corazón”.
Cuando alguien quiere tomar una decisión de forma racional, debería seguir un proceso, pero necesita tiempo y no siempre es eficaz. Desacuerdo a estadísticas, tomamos mejores decisiones si tenemos en cuenta una buena razón. Además, la intuición es clave para la creatividad. La intuición es un modo de conocer la realidad y de juzgar si un curso de acción es adecuado o no.

RAZÓN siempre ha sido aquello que nos caracterizado como seres humanos y es algo propio de nosotros, por lo que es algo a utilizar de forma constante. La razón busca conectar las situaciones y acontecimientos en los que nos vemos inmersos de una forma lógica. Siguen la pauta de la causa y del efecto, por lo que nos dan unas claves mucho más fiables que la mera intuición. Cuando razonas las cosas puedes predecir los resultados de una manera mucho más fiable que cuando te dejas llevar simplemente por tus sentimientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada